En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 2 de marzo de 2014

EN MISA DEL 28 DE FEBRERO DE 2014... Si te divorcias, no te divorcies de la iglesia.

Menudo viento el del viernes tarde... costaba llegar a la capilla, pero al llegar se estaba muy a gusto y como no había nadie pude disfrutar del silencio y del recogimiento.

La homilía se basó en esta lectura donde se habla del divorcio, tema siempre controvertido y que da para mucho y siempre con un ánimo reflexivo.

Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,1-12):

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordania; otra vez se le fue reuniendo gente por el camino, y según costumbre les enseñaba.
Se acercaron unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: «¿Le es licito a un hombre divorciarse de su mujer?»
Él les replicó: «¿Qué os ha mandado Moisés?»
Contestaron: «Moisés permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio.»
Jesús les dijo: «Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios "los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne." De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo.
Él les dijo: «Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.»

Nuestro cura nos comentó esa pregunta capciosa y trampa que los fariseos le hicieron a Jesús, eso de si es lícito o no divorciarse, parece ser, o eso nos dijo el cura que Moisés no pudo o no tuvo fuerza suficiente para hacer frente a tantas cosas que le planteaban y por ello hizo lo del acta de repudio, así que como bien dijo el cura, no vamos a entrar en pormenores de cual es la razón por la que la gente se acaba divorciando, muchas veces se trata de el límite de una situación muy complicada, incluso con malostratos, faltas de respeto, adicciones... problemas que tiene muy difícil solución en según qué casos, así que ante el divorcio antes de criticar o menospreciar deberíamos, como cristianos, el tener misericordia y comprender... Particularmente debo de reconocer que estas palabras del cura me hicieron reflexionar por lo bien que lo dijo, y como se expresaba... pero, prosigo con su homilía... Nos dijo que lo ideal sería que si una pareja casada por la iglesia y que eran completamente conocedores de sus votos matrimoniales, que se conocen bien, que se quieren... pero que por las causas que sean deciden divorciarse, eso es un fracaso mutuo, una ruptura ante un proyecto común, ante un valor de pareja... cuando empieza a fracasar todo ello, la iglesia debería tener un mecanismo, un lugar, donde los matrimonios pudieran refugiarse y poner en orden sus diferencias, este lugar dentro de la iglesia será una utopía, pero en boca del cura, debería existir, al menos para intentar ayudar, para buscar puntos de unión y que se pudieran salvar matrimonios... esto que parece tan inalcanzable pudiera darse el caso de que tuviera éxito... a falta de esto lo interesante es que todos aquellos divorciados católicos y que no por divorciarse tengan que abandonar la iglesia, porque ¿quiénes somos nosotros para criticar y despreciar a nadie? Y mucho menos en la iglesia... esto que dijo el cura sinceramente me gustó que lo recalcara porque hay muchos curas que niegan la comunión a los divorciados y otras muchas negaciones, sé que lo "ortodoxo" es cumplir con las reglas, pero se ve cada cosa tan lamentable que sinceramente estas palabras me gustaron, dado que a continuación dijo... bastante doloroso es divorciarse como para que vayas a una iglesia y te hagan sentir mal y apartado, qué alegría es que una persona siga buscando a Dios y no lo haya abandonado después de algo doloroso como es un divorcio.

Me gustó su reflexión final... "Jesús era comprensivo y justo", así que en la medida que podamos, seámoslo con todos, divorciados, separados, solteros... Otra cosa son los motivos por los que dos personas no cumplen sus promesas matrimoniales, cada caso es un mundo y es muy fácil caer en juzgarlo todo... pero hagamos que no se divorcien también de Dios.

Para terminar, os dejo este precioso lienzo del pintor surrealista sueco Sven Jonson.


Me encanta la atmósfera de ensueño que representa, la paz que transmite y la profundidad del paisaje onírico... espero os guste.

Y para finalizar un recuerdo para el gran compositor y guitarrista Paco de Lucía, genio impresionante y más impresionante era su humildad, le admiro por el hecho de que no sabía leer una partitura, todo su arte era autodidacta y creó eso que se llamó "flamenco fusión"... D.E.P

Os dejo enlace a su tema Entre dos aguas, puro sentimiento español y virtuosismo de la guitarra clásica española.