En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

martes, 4 de marzo de 2014

EN MISA DEL 3 DE MARZO... ¿dónde depositas tu confianza?

Menudo viento... más bien vendaval... costaba llegar a la capilla porque el viento era muy fuerte... como no había nadie en la capilla disfruté del recogimiento y del silencio, cosa que agradezco infinito.

La homilía se basó en esta lectura.

Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,17-27):

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?»
Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.»
Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño.»
Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme.»
A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico.
Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!»
Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió: «Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.»
Ellos se espantaron y comentaban: «Entonces, ¿quién puede salvarse?»
Jesús se les quedó mirando y les dijo: «Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo.»

Es una continuidad de la del domingo... otra historia sobre el dinero, la riqueza... El cura nos comentó que es una lectura que a priori parece ser muy radical en cuanto a que hay que hacer para entrar en el cielo, pero lo que Jesús quería expresar era que solo Dios puede ser perfecto y bueno por así decir al ciento por ciento... los demás tenemos debilidades y miserias, aunque seamos muy ricos, se explicó el cura diciendo que esta lectura es como un intento de romper con los preceptos del Antiguo Testamento que se basaban más en los mandamientos y así habla Jesús con la persona rica que le abordó, esta persona cumplía los mandamientos y quería saber si eso ya era suficiente, Jesús le dijo que lo vendiera todo y se uniera a él, esto que parece muy tajante y radical no es más que una llamada de atención, un no aferrarse a las cosas materiales, nuestra vida es un camino y en el tenemos que cubrir nuestras necesidades, vivir hay que vivir pero la manera en que lo hacemos es la clave, no todos los ricos serán malos ni todo lo contrario, la lectura del día no es que el joven rico sea malo, él se preocupó por querer alcanzar la salvación y Jesús hace inciso en que no pongamos nuestra confianza en el dinero, que nuestra vida gire en torno a poseer cosas, tener más y más... al final como se dice vulgarmente venimos a este mundo sin nada y sin nada nos vamos. El dinero no es malo, lo malo es nuestro comportamiento con él.

Para acompañar el comentario os dejo este cuadro tan sorprendente, se trata de un lienzo del artista barroco español Antonio de Pereda, pintado en 1632 y que lleva por título Alegoría de la Vanidad.

Fuente: es.wikipedia.org

Podemos acaparar, conseguir todo lo que deseamos, ir cumpliendo metas... pero si no cuidamos nuestro interior, si no vemos el más allá de las cosas... entonces siempre querremos tener y tener más y nunca estaremos satisfechos con nada.