En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 27 de julio de 2014

EN MISA DEL 25 DE JULIO... Un rayo de amor, no de furia.

Tarde calurosa, ruido en la iglesia (digo ruido, porque apenas te podías oír tus propios pensamientos) parece ser que antes de la misa hubo un bautizo y los invitados al terminar se quedaron fuera de la iglesia y ya se sabe lo que pasa cuando se juntan unos cuantos... venga jaleo, risotadas y voces a todo trapo... ¡qué falta de respeto! Y justo cuando terminan de hacer el sacramento más importante a un niño... lo dicho, mucho rito y poca o escasa transcendencia.

Bueno, la misa empezó con esa gente fuera... pero poco a poco se pudo oficiar la misa sin mayor contratiempo, el cura hizo una homilía grande que no basó en la lectura del día, sino en la celebración del patrón de España, Santiago Apóstol, que antes era festivo pero ahora no, salvo en Galicia que celebra el día de la Comunidad Autónoma.

Os dejo este lienzo de Santiago Apóstol pintado por José de Ribera C. 1634


El cura nos narró someramente la vida de Santiago y su hermano Juan, que eran unas personas con su vida "hecha" por así decir, ellos no eran asalariados, dado que poséian sus propios barcos, no dependían de nadie, por ello resulta más sorprendente que lo dejaran todo para seguir a Jesús, Santiago y sus hermano Juan fueron llamados por Jesús como "hijos del trueno".

Santiago llegó a España, en Zaragoza se dice que se le apareció la virgen en un pilar (desde entonces se venera la virgen del Pilar) y después de muchas visicitudes sus restos llegaron a la preciosa localidad de Iria Flavia.

Nuestro cura destacó que tanto Santiago como su hermano eran impulsivos y a veces desconcertantes, como podemos serlo todos nosotros, nos recordó la anécdota de cuando Santiago y Juan salieron de viaje junto a Jesús (por la cual después de esta anécdota se les llaman hijos del truneo) llegaron a Samaría, allí pidieron alojamiento a los samaritanos, esta comunidad odiaba a los judíos y no permitieron que se quedaran y es ahí cuando Santiago y Juan dijeron a Jesús ¿quieres que digamos que caiga fuego del cielo y los abrase...? en fin..., un largo camino de amor tenían que atravesar... y al final lo lograron.

Si queréis saber más sobre Santiago, os dejo este enlace.