En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 3 de agosto de 2014

EN MISA DEL 1 DE AGOSTO... Dios en lo cotidiano

Tarde apacible, calor más que llevadero... En la iglesia había silencio cosa que se agradece, así da gusto...

La misa la ofició el cura que en estos días sustituye a nuestro cura "oficial", dado que está de vacaciones, la homilía se basó en la lectura que os dejaré como siempre, pero antes se nos informó del día que la iglesia dedica a San Alfonso María de Logorio, una persona que dejó impronta, con una gran personalidad fue abogado, poeta, pintor, escritor, obispo, misionero, santo, doctor de la iglesia y sobre todo siempre estaba con los pobres.


Si queréis saber algo más, os dejo enlace breve a su biografía, siempre es bueno tener presente a estas personas que han aportado tanto y nos sirven de inspiración.

Ahora, la homilía, no sin antes la lectura...

Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,54-58):

En aquel tiempo fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: «¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?» Y aquello les resultaba escandaloso.
Jesús les dijo: «Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta.» Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

El cura hizo una homilía muy breve, pero me quedo con sus reflexiones... como el hecho de que se preguntases todos de dónde había sacado Jesús tanta sabiduría, si era como los demás... con sus padres y hermanos del mismo lugar, poco menos que un escándalo... pero es ahí (dijo el cura) donde está el asunto, porque en nosotros, en todo lo que nos rodea está Dios, en lo cotidiano, en el día a día... hay que estar abiertos a la grandeza de Dios, que pese a todo no nos deja y nos acompaña.