En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

lunes, 18 de agosto de 2014

EN MISA DEL 17 DE AGOSTO... ¿Cabemos todos?

Mañana tranquila, poco calor... la pena es que en la iglesia había mucho ruído de gente, es muy difícil concentrarse y mucho más complicado el intentar rezar.

La homilía se basó en esta lectura.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (15,21-28):

En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón.
Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo.» Él no le respondió nada.
Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: «Atiéndela, que viene detrás gritando.»
Él les contestó: «Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.»
Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió: «Señor, socórreme.»
Él le contestó: «No está bien echar a los perros el pan de los hijos.»
Pero ella repuso: «Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos.»
Jesús le respondió: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.»
En aquel momento quedó curada su hija.

Nuestro cura nos comentó que el San Mateo era el más judío de los discípulos, por eso quizás lo de comentar lo de las ovejas descarriadas de Israel, y parece que era complicado hacer "entrar" a los pueblos paganos, por eso la situación del pueblo de Tiro y Sidón que eran pueblos paganos, el cura dijo que la mujer que seguía a Jesús y a sus discípulos, seguro que habría oído hablar de ellos y por eso en la desesperación por al enfermedad de su hija fue a buscar "las migajas" pero lo más importante de la lectura es que en la iglesia podemos sentirnos todos incluidos, aunque a esto hay opiniones como en todo... Mi opinión es que lo importante es la Fe, la Fe en mayúsculas, que te hace meditar ante un hecho, pensar antes de hacer las cosas y recapacitar sobre nuestros actos, velar por los demás, por lo común y querer al prójimo, muchas veces el hecho de ver en los demás una fuerza ante la vida, la enfermedades, el carecer de muchas cosas... pero pese a todo, la Fe les hace seguir adelante, los valores y el amor que dentro de la Fe sentímos.

En la iglesia católica hay muchos segmentos o grupos (Carismáticos, Opus Dei, Neocatecumenales) todos con su manera de entender las cosas, a veces no entendemos ni compartimos su manera de hacer, lo interesante es que los cimientos sean la Fe y el vivir acorde, pero sin imposiciones para los que no buscamos entran en grupos o no sentímos esa necesidad de buscar ese tipo de ver las cosas.

¿Cabemos todos en la iglesia? Me gustaría pensar que sí, porque ¿quiénes somos nosotros y los curas para vetar a nadie...? con esta reflexión dejo este comentario, pero no sin antes acompañarlo esta vez con un precioso lienzo del pintor inglés William Holman Hunt


Lleva por título The Light of the World (La luz del mundo), representa a Jesús que nos llama, por si alguien escucha, como bien dice las escrituras: Apocalipsis 3:20: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo."

La llamada está en nosotros, no la desoigamos por favor.