En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

martes, 19 de agosto de 2014

EN MISA DEL 18 DE AGOSTO... Camino de liberación

Tarde tranquila con una mini tormenta incluida, tan pequeña fue que apenas cayeron cuatro gotas... en misa poco silencio, es complicado que la gente no hable, pero bueno... habrá que aguantar.

La homilía se basó en esta lectura.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (19,16-22):

En aquel tiempo, se acercó uno a Jesús y le preguntó: «Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?»
Jesús le contestó: «¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.»
Él le preguntó: «¿Cuáles?»
Jesús le contestó: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo.»
El muchacho le dijo: «Todo eso lo he cumplido. ¿Qué me falta?»
Jesús le contestó: «Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo– y luego vente conmigo.»
Al oír esto, el joven se fue triste, porque era rico.

Esta es una de esas lecturas que da para mucho siendo tan sencilla, en esta ocasión nuestro cura nos enfocó el tema de los "mandamientos" que se atisban en la lectura, aunque faltan algunos, pues bien, esos mandamientos no es un capricho arbitrario de la iglesia, son un camino para nuestra propia liberación, bien sabemos todos que algunos nos cuestan más que otros, pero hay que tenerlos en cuenta en nuestra vida de "caminantes".

También hizo mención, cómo no, a la pobreza, no quiere decirse que Jesús ante el joven rico, abogue porque todos vivamos en pobreza, sino que vivamos con nuestras necesidades cubiertas, que ya es un logro dado que muchas personas no tienen sus necesidades cubiertas, lo que nos dijo es que la ambición no conduce a nada, el anhelar una casa mejor, mejor coche, mejores vacaciones, solo aspirar a tener, acaparar, especular, conseguir más y más bajo cualquier pretexto y si se "pisa" pues mejor... eso amigos, no nos hace más ricos, sino todo lo contrario, pobres y más pobres... personas que son tan pobres que "solo tienen dinero"... de este tipo de gente conocemos muchas, lo importante es poder ser generosos con los que tenemos cerca, para que podamos ayudar más y más, seguro, como dijo el cura, conocemos personas o familiares que ahora de cara a la vuelta al colegio, tengan dificultades para comprar el material escolar de sus niños, o que no llegan a pagar un recibo, pues bien, es en ese primer entorno donde tendremos que echar una mano, otra cosa diferente es no caer en el error de estar echando una mano a las personas que tienen la única aspiración de pedir y pedir, sin querer hacer nada para salir de esa situación... El equilibrio es lo mejor, vivir con lo que se puede abarcar, ser feliz en la vivienda que podemos pagar, en definitiva vivir con alegría... me quedo con una frase muy buena sobre la vida "hay que aspirar a mucho, pero conformarse con poco".

Y para acompañar os dejo este cuadro que capta una momento bien sencillo, de esos ratos de felicidad, es un lienzo del artista sueco Carl Larsson, pintado en 1913 y lleva por título Woman Lying On A Bench (Mujer descansando en un banco).


Los momentos buenos y felices no tienen nada que ver con lo que nos gastemos, el dinero no da la felicidad.