En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

lunes, 25 de agosto de 2014

EN MISA DEL 24 DE AGOSTO... La iglesia pecadora y una anécdota

Mañana luminosa, quizás algo más de calor pero muy llevadero, muy poco silencio en la iglesia, después os contaré una anécdota al respecto, pero primero lo importante, la lectura.

Y nuestro cura basó la homilía en esta lectura:

Lectura del santo evangelio según san Mateo (16,13-20):

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.»
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

Nuestro cura nos comentó que Jesús casi siempre predicaba para judíos, pero también para gentiles y paganos... todos podían acercarse a escucharle y cada uno tenía una idea de quien era, muchos, como bien dice la lectura pensaban que el hijo del hombre era alguno de los profetas que estaban vinculados al Antiguo Testamento o a Juan ya vinculado al Nuevo Testamento... esto es mera anécdota, lo importante es quién es para nosotros Jesús, qué implica en nuestras vidas diarias, en lo tiempos de la lectura que narra San Mateo, solo Simón Pedro fue capaz de darse cuenta del alcance de la figura de Jesús y supo reconocerlo, pero como todos sabemos después también fue capaz de negarlo... los cristianos, como bien dijo el cura, somos en ocasiones como los cangrejos y damos movimientos de avance pero también de retroceso... la iglesia es y será siempre pecadora porque está formada por hombres y mujeres que hacen que fallen en muchas cosas, es inevitable pero no es imposible mejorar muchos aspectos de la misma, estándo alerta de los muchos momentos en que se hacen las cosas mal, pero teniéndo siempre el referente de Jesús y de sus enseñanzas.

Sé que la homilía fue más extensa y con cosas bien interesantes pero amigos míos, la misa de ayer fue de esas para recordar... vinieron dos niños con sus abuelos y padres y literalmente no pararon quietos ni medio segundo, venga a tirar sus juguetes a charlar, a la carrera entre los bancos de los padres y de los abuelitos... la cosa se puso muy pero que muy tensa, los niños tenían unos 5 y 6 años y ni los padres ni los abuelos tuvieron la mínima delicadeza de salirse con ellos al atrio de la iglesia o al recinto de entrada... toda la misa con tanto revuelo que hizo en más de una ocasión que el cura perdiera el hilo e hiciera unos silencios entre oración y oración... Si bien el momento "cumbre" fue cuando un señor que en más de una ocasión abronca a la gente por el ruido que meten... pues bien, en el momento de ir a tomar la comunión se fue como un misil a echar la bronca a estas personas... no sé exactamente las palabras, pero por el tono empleado me da la sensación de que tampoco estuvo muy educado...

Amigos, con los niños ultimamente se ven comportamientos muy poco educativos, los padres a veces no se dan cuenta, o no se quieren dar cuenta de lo que molestan sus gritos, chillidos, carreras y demás.... yo me he ido de tiendas porque era imposible concentrarse y ya no digamos en los supermercados... las carreras locas de niños y los gritos hacen que la compra sea un tanto complicada... no es lo general, pero cada vez se observa más el pasotismo.

Pero a veces no vemos todos nuestros actos por igual, el señor que se levantó a abroncar a esta familia llega justo cuando la misa va a empezar y no observa el ruido que mete su señora y su amiga (estas dos señoras que organizan la misa los fines de semana y en vacaciones) en la sacristía, a veces las risas y sus conversaciones no dejan que uno pueda tener un ratito de silencio en la iglesia antes de empezar la misa... y a mí no se me ocurre ir a la sacristía a pegarles un grito y abroncarlas... cada uno sabe muy bien lo que hay que hacer, pero pocos son capaces de tener empatía, ser conscientes de lo mal que lo hacemos aveces... en fin... eso del "amor al prójimo" cuánto cuesta, ¿verdad?

Y para ambientar, os dejo este precioso cuadro de unos niños rezándo de hecho el cuadro se titula así The children’s prayer y es una obra del pintor inglés Arthur Hacker que lo pintó en 1888.


Como no somos perfectos, al menos pidamos a Dios que nos haga ver en que mejorar y dar siempre lo mejor de nosotros... eso nunca falla.