En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 21 de septiembre de 2014

EN MISA DEL 19 DE SEPTIEMBRE... Las mujeres y la Fe.

Tarde oscura y lluviosa, último día entre semana que se celebra misa en la iglesia, con la bajada de temperaturas la misa volverá a la capillita anexa, un lugar que me gusta más porque es más sencillo y que se presta al recogimiento.

La homilía de nuestro cura se basó en esta lectura

Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,1-3):

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.

Nuestro cura nos dijo que pese a la sencillez de la lectura y su brevedad se pone en ella de manifiesto que hubo mujeres que siguieron a Jesús, no solo los apóstoles, nos comentó que no era su papel el juzgar a la iglesia y el papel que dejan hacer a las mujeres, pero si agradeció que las mujeres (en su gran mayoría) sean catequistas, organicen actividades y sean voluntarias en Cáritas, nos hizo ver que las personas que vamos a misa los lunes, viernes y los dos miércoles al mes somos mujeres (cierto es, nunca van hombres) y que muchas veces son las mujeres las garantes de la Fe en la familia y en el entorno más cercano.

Jesús no distinguía, no juzgaba, era integrador y amaba a todos, por eso nos dejó nuestro cura la reflexión de que muchas veces en la iglesia no se sigue ese ejemplo, una pena, aunque hay movimientos para el cambio, otra cosa es que se quiera hacer más de lo que se hace.

Para acompañar este comentario, os dejo este precioso cuadro del artista norteamericano Dean Cornwell, el lienzo lleva por título Waiting (esperando) y fue pintado en 1920.


Ojalá que no haya que esperar mucho para ver esos cambios que harían normales las cosas, una mujer puede ser cura ¿por qué no...? lo importante de un cura, a mi modo de ver es que le guste estar entre la gente, que tenga empatía, que su vida sea para los demás y para hacernos ver el gran amor de Jesús... Tal vez esto sea utopía pura, nunca se sabe...