En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

martes, 23 de septiembre de 2014

EN MISA DEL 22 DE SEPTIEMBRE... Nuestra luz, dejémosla brillar.

Primera tarde de misa en la capillita en lugar de en la iglesia, es un gusto para mí volver a la capilla desde el cierre "veraniego", normalmente a las misas de lunes y viernes vamos cuatro, pero esta vez nos visitaron un grupo de veinte mujeres jóvenes de vida consagrada de diversos países, una pequeña O.N.U. de personas que estaban de retiro en nuestro pueblo, me dio alegría verlas, alegría y paz... un gusto ver la capilla llena, con vida.

La homilía de nuestro cura se basó en esta lectura.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,16-18):

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.»

La luz, la vida... nuestro cura nos dijo que muchas personas con Fe la ocultan, no dejan que esa luz salga afuera, muchas veces por miedo a burla, por falta de comprensión sobre una vida diferente, la luz se deja para casa, para nuestros adentros y no ayuda a alumbrar a nadie más, no es que diciendo "tengo Fe" sirva para mucho, pero si nuestra vida es acorde a esa Fe, si afrontamos la vida desde otra óptica, pues, muchas veces sirve para mucho... la luz de Dios es tan grande y amorosa que nada deberíamos temer, pero por veces se hace complicado, primero... llevar en práctica una vida cristiana y otra que te comprendan, por eso hay que ser generoso y hacer ver a todos que vivir con Fe y esperanza es llenar tu vida de buenas cosas, aunque la vida nos trate mal por momentos o perdamos la Fe por tantas y tantas cosas, pero si en nuestro corazón hay luz... todo el resto será luz.

Y para acompañar este comentario, he pensado en esta preciosa fotografía, espero os guste.