En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

lunes, 1 de septiembre de 2014

EN MISA DEL 31 DE AGOSTO... La cruz de cada uno

Mucho calor... agosto se ha ido "apretándonos". En la iglesia algo de silencio, cosa que se agradece.

La homilía fue muy densa, basada en esta lectura

Lectura del santo evangelio según san Mateo (16,21-27):

En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día.
Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: «¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte.»
Jesús se volvió y dijo a Pedro: «Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios.»
Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.»

Nuestro cura nos dijo que todos tenemos nuestra propia cruz, ese algo (o muchos "algo") que no nos deja ser felices del todo, que nos preocupa, que nos quita incluso salud, es difícil en estos tiempos el poder alcanzar todas nuestras metas y encontrarnos a gusto, siempre hay y habrá cosas que nos preocupen, pero hay que afrontar todo lo que nos venga, si somos cristianos sabemos lo que es la cruz y qué significa y no es mera resignación, es vivir la vida con Fe.

¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si malogra su vida? Esta pregunta lo resume todo muy bien, hay que ser muy conscientes de ello.

Volviendo a la lectura, parece muy duro que Jesús diga esas palabras a Pedro, pero es el comportamiento de Pedro, una constante en todos nosotros, siempre en duda, siempre pensando en que cuando van mal dadas algo se nos quebranta, incluso la Fe. Siempre hay que pedir a Dios que nos aumente la Fe y sepamos afrontar las cosas con esperanza.

Y para acompañar este comentario, os dejo esta preciosa puesta de sol.