En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

miércoles, 15 de abril de 2015

EN MISA DEL 14 DE ABRIL... De penitencias y eucaristías.

Mañana algo fría, se sigue celebrando en la capilla, cosa que agradezco porque hay más luz, se está más "recogido" y es mucho más agradable que en la iglesia.

La homilía del cura "no titular" se basó en estas dos lecturas:

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (4,32-37):

En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor. Y Dios los miraba a todos con mucho agrado. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno. José, a quien los apóstoles apellidaron Bernabé, que significa Consolado, que era levita y natural de Chipre, tenía un campo y lo vendió; llevó el dinero y lo puso a disposición de los apóstoles.

Lectura del santo evangelio según san Juan (3,5a.7b-15):

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.» Nicodemo le preguntó: «¿Cómo puede suceder eso?»
Le contestó Jesús: «Y tú, el maestro de Israel, ¿no lo entiendes? Te lo aseguro, de lo que sabemos hablamos; de lo que hemos visto damos testimonio, y no aceptáis nuestro testimonio. Si no creéis cuando os hablo de la tierra, ¿cómo creeréis cuando os hable del cielo? Porque nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.»

El cura nos dijo que en la primera lectura vemos reflejado el espíritu de los primeros cristianos como ideal de vida comunitaria y esas personas vivían poniendo todo en común, tenían el mismo pensamiento, el mismo sentir y amor, nadie tenía nada propio y también pensaban en los más pobres y ellos mismo no pasaban necesidades. (Hago un inciso, existen hoy en día grupos que viven como "los primeros cristianos" a los que hace referencia el cura, pero sinceramente hay un ejemplo cercano de un grupo así y al que este cura creo que pertenece y me temo que, en mi opinión, es un lugar oscuro, donde viven menores y todo tiene una pátina de dinero y más dinero que me da mucho repelús, pero esto lo pongo de "mi cosecha".)

Prosiguió el cura hablando de la segunda lectura en la que el Señor refleja que eso de nacer de nuevo, dijo que es el típico evangelio que se lee en los bautismos, en esta lectura Nicodemo se siente desconcertado porque el lenguaje de Jesús hace referencia al Espíritu Santo, con el bautismo se nace a la gracia, pero con la penitencia y eucaristía se salva uno de los pecados veniales y mortales y por ello tenemos que dar a conocer a Dios a todos y explicar a todos que Cristo vive.

A mi modo de ver, cuando los curas dicen que hay que comulgar (participar de la eucaristía) y más en esta iglesia donde de la gente que va a la misa de la mañana es más bien escasa y todos comulgan menos yo, siempre me quedo con la sensación de estar fuera de lugar, me hace sentir así, pero yo no soy de ritos y no me veo haciendo cola para tomar la comunión cuando me falta mucho para ello, es un rito que no me llega, pero bueno... cuando lo dicen parece que te están señalándo, aunque yo sigo en misa porque voy a aprender de las escrituras, que al fin y a la postre, es lo que Jesús nos dijo y así ha llegado a nuestros días, pese a todos los "corta y pega" que han dado a la biblia.

Y para acompañar este comentario, os dejo esta preciosa foto de un camino, al fin y al cabo todos caminamos, nos llevará el tiempo, pero todos llegaremos a donde Dios quiera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.