En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

martes, 21 de abril de 2015

EN MISA DEL 20 DE ABRIL... Y tú, ¿por qué vas a misa?

Mañana fresquita, con un sol algo tímido... pero ya se nota que la primavera quiere quedarse a sus anchas... la misa se sigue oficiando en la capilla, un lugar más luminoso y agradable que la iglesia grande... a ver hasta cuándo será así.

El cura basó su homilía en esta lectura:

Lectura del santo evangelio según san Juan (6,22-29):

Después que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el lago. Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del lago notó que allí no había habido más que una lancha y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos. Entretanto, unas lanchas de Tiberiades llegaron cerca del sitio donde habían comido el pan sobre el que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo has venido aquí?»
Jesús les contestó: «Os lo aseguro, me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.»
Ellos le preguntaron: «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?»
Respondió Jesús: «La obra que Dios quiere es ésta, que creáis en el que él ha enviado.»

Empezó diciéndo en alto las palabras "embarcar en las lanchas" y dijo que le era curioso el anacronísmo del lenguaje porque cuando hoy decímos "lanchas" nos viene a la mente las lanchas motorizadas del pantano de la localidad (donde se pueden practicar actividades acuáticas) y empezó el cura a hacer el ruído de los motores... brumm, brumm y se río diciendo nos imaginamos las lanchas, y venga lanchas y más lanchas... la gente se rió un poco, este cura siempre tiene sus chascarrillos cuanto menos curiosos.

Luego de la broma nos hizo la pregunta... y tú, ¿por qué vienes a misa? Y nos pasó unas respuestas tipo.

A) porque me gusta la oscuridad de los últimos bancos e incluso el frío que se nota, el polvillo que se desprende del granito de los artesonados del techo y la paz que recibo y es un motivo suficiente para entrar y dejar de escuchar los gritos de los niños, el ruido de la calle. (Servidora se sienta al final es verdad, pero no me gusta el frío para nada y tampoco la oscuridad, y nunca he notado que caiga polvillo... jejeje, una cosa es cierta, paz sí que hay.)

B) vengo porque pido por la salud, el trabajo, vengo a pedir.

C) vengo porque busco la santidad e ir al cielo.

Según el cura la respuesta más curiosa es la del salmo que dice dichoso el que camina en el Señor y hace la voluntad de Dios como hizo la Virgen María y añadió que acada uno de nosotros debe buscar la respuesta que quiera, porque como dijo el cura si te gusta un triciclo, más te gustará una mountain bike y puesto a pedir lo mejor para nuestra alma, dijo otra analogía, mejor que te den un Ferrari con todos los gastos pagados por toda tu vida.

Total, que uno va a misa por muchas razones o una sola... servidora va a aprender a vivir con amor, el de Dios, que es el bueno... siempre nos va a querer pero tenemos que poner todo de nuestra parte y asumir lo bueno y malo que nos venga, todo, tanto bueno como malo nos pasa para aprender y avanzar y no aferrarse tanto a todo.

Para acompañar este comentario os dejo este lienzo de corte puntillista, es del artista francés Georges Seurat, que lleva por título Seascape at Port-en-Bessin, Normandy, pintado en 1888


No hay lanchas, no... pero sí mucha calma, ojalá todos tengamos mucha calma y sobre todo paz y que eso lo encontremos en las iglesias y fuera de ellas en nuestro día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.