En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

jueves, 30 de abril de 2015

EN MISA DEL 29 DE ABRIL... La carga es ligera, lo que pesa es el vacío del alma.

Mañana algo fresquita, el cielo sigue muy azul, de ese azul precioso... la misa sigue oficiándose en la iglesia grande.

La homilía del cura empezó hablando someramente de Santa Catalina de Siena, normalemente no suele decir nada sobre los santos del día, pero ayer sí lo hizo (y hoy también, pero eso lo comentaré en el resumen del domingo) el caso es que no basó la homilía en ninguna lectura, pero aún así, yo la pongo, porque es muy buena... como todas, de todas se saca algo, seguro.

Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

En aquel tiempo, Jesús dijo, gritando: «El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me ha enviado. Y el que me ve a mí ve al que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, y así el que cree en mí no quedará en tinieblas. Al que oiga mis palabras y no las cumpla yo no lo juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. El que me rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he pronunciado, ésa lo juzgará en el último día. Porque yo no he hablado por cuenta mía; el Padre que me envió es quien me ha ordenado lo que he de decir y cómo he de hablar. Y sé que su mandato es vida eterna. Por tanto, lo que yo hablo lo hablo como me ha encargado el Padre.»

Empezó diciendo el cura esa frase de "juventud divino tesoro" y dijo que muchas veces sentimos la espalda cargada, tenemos fatiga para hacer las cosas, nos pesan los años, las enfermedades, los disgustos de la vida, tantas y tantas cosas que nos van pesando, pero aquí estamos en misa e hizo mención a los presentes, todos muy mayores, salvo servidora de ustedes... y dijo que seguro que antes de ir a misa, tempranito... ya muchos de los presentes ya dejan la casa medio recogida, la lavadora puesta... total, que aunque pesen los años, las cosas siguen su curso, esto lo dijo en contrapunto de los jóvenes que muchas veces nos dicen que están cansados y se pasan el día tirados en un sillón... Después de esto dijo la frase de que "la carga es ligera, lo que pesa es el vacío del alma".

Explicó después la vida de Santa Catalina de Siena y dijo literalmente que le "tiró de las orejas al Papa" y depuró mucho la doctrina, prosiguió diciéndo que ella tenía las llagas de Cristo en su cuerpo y que esto no era un privilegio ya que duelen, supuran, manchan la ropa, pero a pesar de todo ella fue cargando con ese dolor de Cristo y seguir con los pies en la tierra porque eso hace que tu corazón se fortalezca, es como cuando haces deporte que acabas pudiendo con más peso, tus músculos se fortalecen lo mismo pasa cuando haces rehabilitación.

Acabó su exposición diciéndo que pidamos a la Virgen que han traído de la ermita para que nuestros males se terminen porque no hay mal que cien años duren, y cuando tengamos más fuerza, mejor podremos abrazar a Jesús.

(No sé por qué habrá que pedir a la Virgen que han traído de la ermita y no a las otras que están en la iglesia... esto de las imágenes y sus devociones no me acaban de convencer... perdonadme mis cosillas...)

Y para acompañar os dejo con Santa Catalina de Siena y un pequeño vídeo sobre su vida, este es el enlace.


Siempre viene bien saber de estas personas que vivieron su Fe en momentos complicados y pasado el tiempo seguimos recordando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.