En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

miércoles, 20 de mayo de 2015

EN MISA DEL 19 DE MAYO... Hay que estar en el mundo.

Ha refrescado, se nota que el calor ha ido un poquito a menos, se agradece una tregua... el cielo sigue siendo azul, aunque ayer por la tarde hubo mucho viento y cielos encapotados.

La homilía del cura "no titular" se basó en esta lectura.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (20,17-27):

En aquellos días, desde Mileto, mandó Pablo llamar a los presbíteros de la Iglesia de Éfeso.
Cuando se presentaron, les dijo: «Vosotros sabéis que todo el tiempo que he estado aquí, desde el día que por primera vez puse pie en Asia, he servido al Señor con toda humildad, en las penas y pruebas que me han procurado las maquinaciones de los judíos. Sabéis que no he ahorrado medio alguno, que os he predicado y enseñado en público y en privado, insistiendo a judíos y griegos a que se conviertan a Dios y crean en nuestro Señor Jesús. Y ahora me dirijo a Jerusalén, forzado por el Espíritu. No sé lo que me espera allí, sólo sé que el Espíritu Santo, de ciudad en ciudad, me asegura que me aguardan cárceles y luchas. Pero a mí no me importa la vida; lo que me importa es completar mi carrera, y cumplir el encargo que me dio el Señor Jesús: ser testigo del Evangelio, que es la gracia de Dios. He pasado por aquí predicando el reino, y ahora sé que ninguno de vosotros me volverá a ver. Por eso declaro hoy que no soy responsable de la suerte de nadie: nunca me he reservado nada; os he anunciado enteramente el plan de Dios.»

El cura dijo que estamos en la preparación de la celebración del Pentecostés, en la primera lectura vemos que es el Espíritu Santo mueve a Pablo a Jerusalén y dice la palabra "forzado" y esa palabra nos parece como negativa o como algo malo, pero no es así se corresponde cuando una persona da su vida a Dios, se la ofrece y eso es lo que le mueve, nos dijo el cura que a veces nos viene a la mente pensamientos como "tengo que llamar a menganito que hace que no sé de él", "hoy voy a rezar por citanito que lo necesita"... el cura dijo que estos pensamientos los mueve el Espíritu Santo, a veces estamos confundidos no sabemos qué hacer pero hay que dejar que el Espíritu Santo nos guíe, porque el Señor está ahí y hay que ser testigos del Evangelio que es la gracia de Dios y nos recordó que nuestra misión es la de dar a conocer la gracia de Dios a los demás y estar en el mundo.

Esto queda estupendo que lo diga un cura, pero ¿se acercan los curas a la gente...? servidora no lo nota para nada, vamos que somos todos unos desconocidos que comparten un rato por la mañana en una iglesia, nada de interactuación y nada de conocimiento de las pocas personas que vamos a misa... así que dar a conocer el Evangelio sin "mezclarte" con la gente, creo que no sirve mucho, pero esto es mi opinión nada más.

Y para acompañar este comentario os dejo esta precioso cuadro de la ermita del santuario de Vilanova del Vallés, del pintor catalán Ernest Descals.


Ojalá vayamos a la iglesia para salir de ella con más esperanza, con más ganas de vivir y siendo mejores... no por rutina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.