En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 31 de mayo de 2015

EN MISA DEL 29 DE MAYO... El Señor nos da lo que verdaderamente necesitamos.

La mañana del viernes fue muy tranquila, con mucha luz y cielos azules.

La misa la han oficiado dos curas que creo que estarán de paso, de visita o no sé yo (los otros dos curas de la parroquia estaban en los confesionarios)... como ni siquiera se presentaron, cosa que me parece una falta de educación... aunque solo sea al final y como deferencia a los presentes, no sé algo así como "hacer iglesia" y decir cualquier cosa sobre la acogida de la parroquia o sobre el pueblo, la iglesia en sí que es antigua, pero bueno, son cosas de curas... y ahí amigos, no me voy a meter...

Así que la homilía de uno de los curas se basó en esta lectura.

Lectura del santo evangelio según san Marcos (11,11-26):

Al día siguiente, cuando salió de Betania, sintió hambre. Vio de lejos una higuera con hojas y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos.
Entonces le dijo: «Nunca jamás coma nadie de ti.» Los discípulos lo oyeron.
Llegaron a Jerusalén, entró en el templo y se puso a echar a los que traficaban allí, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas. Y no consentía a nadie transportar objetos por el templo.
Y los instruía, diciendo: «¿No está escrito: "Mi casa se llamará casa de oración para todos los pueblos" Vosotros, en cambio, la habéis convertido en cueva de bandidos.»
Se enteraron los sumos sacerdotes y los escribas y, como le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de su doctrina, buscaban una manera de acabar con él. Cuando atardeció, salieron de la ciudad. A la mañana siguiente, al pasar, vieron la higuera seca de raíz.
Pedro cayó en la cuenta y dijo a Jesús: «Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.»
Jesús contestó: «Tened fe en Dios. Os aseguro que si uno dice a este monte: "Quítate de ahí y tirate al mar", no con dudas, sino con fe en que sucederá lo que dice, lo obtendrá. Por eso os digo: Cualquier cosa que pidáis en la oración, creed que os la han concedido, y la obtendréis. Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas.»

Dijo el cura que el Evangelio nos propone varios mensajes que nos pueden ayudar en nuestra Fe.

Primero, el templo, en el que el Señor echa a la gente que hace comercio, los echa furiosamente y ante esto y para entenderlo devemos remontarnos a la institución del templo que se recoge en el Antiguo Testamento y que los judíos tenían dos instituciones importantes, una era el sábado y otra el templo y ese templo era consagrado para hacer uso de el en un tiempo y en un espacio, ambas cosas eran una referencia para el propio Jesús.

Segunda cosa que dijo el cura, y es lo siguiente, que Dios no necesita un espacio específico pero sí que precisa que los hombres tengan una referencia espacial donde hablar con Él y dialogar, para ello se instauró el sábado como tiempo de referencia y el templo como lugar, por eso cuando Jesús ve que han cambiado o más bien desvirtuado el templo convirtiéndolo en negocio se enoja. A continuación el cura dijo que mucha gente piensa que se puede rezar en cualquier lugar como en una habitación, en el coche... pero según el cura no es lo mismo porque es la iglesia un lugar para ello además de estar consagrada... (ante esto permitidme un inciso... veréis ¿quien consagra una iglesia? Un obispo creo, da igual, un hombre al fin y al cabo... y además todos vemos el mercadeo que hay en algunos lugares santos, que si velas, exbotos, loterías varias, pasar el cepillo cuando uno está concentrado y la señora de turno ve lo que dejas en dicha bandejita... bien es cierto que la iglesia precisa dinero, pero hay cosas y cosas... que he visto de todo...)

Terminó el cura invitándonos a que recemos mucho y con confianza y que tengamos nuestro propio encuentro con Dios que nos habla através de su palabra y nos escucha porque el Señor no es sordo y nos ayuda en lo que verdaderamente necesitamos, todo lo que pedimos se nos dará porque el Señor nos dará lo que realmente necesitamos, no nos da tonterías y concluyó diciendo que la mejor oración es decir simplemente "hágase en mi tu voluntad".

Para acompañar os dejo esta foto tan sencilla y tan bonita.


A veces encuentras mucha más paz espiritual en mitad de un campo y meditando que en una iglesia donde sientes muy poco amor, amor sencillo digamos un saludo, un sentirte unida en la Fe con otras personas, no personas que vamos a un lugar tal día y a tal hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.