En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

martes, 26 de mayo de 2015

INGEBORG SYLLM RAPOPORT... Consigue el doctorado en medicina con 102 años y con una historia detrás.

Esta mañana mientras desayunaba escuché en la radio, a Luis del Val en La mañana de la Cope en su comentario de cada día donde nos acerca historias de todo tipo, pequeñas o grandes noticias contadas muy amenamente, en esta ocasión nos habló de la historia de Ingeborg una mujer criada en un ambiente protestante y a la que los nazis le impideron obtener su doctorado en medicina... ¿su culpa? Pues que su madre era judía y no podía ser que una chica de origen judío pudiera ser médico.

Aquí Ingeborg en su época de estudiante.


Ingeborg estudió medicina en la especialidad de pediatría en la universidad de Hamburgo y en 1936 presentó su tesis sobre la difteria y no le permitieron conseguir el doctorado ni siquiera presentarse al examen oral.

En aquellos años los judíos no podían ejercer profesiones médicas y legales, si no tenías la sangre pura se te cerraban las puertas.

Ella logró salvarse emigrando a los Estados Unidos y posteriormente en 1952 volvió a la Alemania del Este, ejerciendo de pediatra pero nunca pudo firmar como "doctora", pero es ahora, después de tanto tiempo, ha conseguido que le concedan el doctorado con sus 102 años en plenas facultades y con esa historia de incomprensión y odio detrás de su vida.


"Los examinadores han sido muy amables y tolerantes y parece que han quedado satisfechos", declaró Ingeborg tras la lectura de su tesis. El decano de la Facultad de Medicina de Hamburgo, Uwe Koch-Gromus, añadió que "con este examen de doctorado no podemos deshacer la injusticia cometida pero esperamos hacer una pequeña aportación en el trabajo de confrontarnos con el aspecto más oscuro de la historia de las universidades alemanas".

Aquí está Ingeborg en la actualidad, tan contenta... el 9 de junio se doctora por fin.


Nunca es tarde en la vida, y estas historias de intolerancia y odios deberían explicarse desde pequeños para que jamás imitemos estos comportamientos.

Hasta mañana amigos... un abrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.