En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

miércoles, 3 de junio de 2015

EN MISA DEL 2 DE JUNIO... En lo bueno y en lo malo.

Mañana preciosa con buenas temperaturas, ambiente muy agradable y tranquilo.

La misa la ofició el cura número tres, bueno, es que no sé ni quién es, pero para entendernos, es el cura "energético" dado que da la misa con mucha fuerza y sobre todo canta, y canta mucho, cosa que se agradece en un templo tan tétrico como el de este pueblo, al menos algo de alegría.

Su homilía se basó en esta lectura:

Lectura del libro de Tobías (2,9-14):

Yo, Tobías, la noche de Pentecostés, cuando hube enterrado el cadáver, después del baño fui al patio y me tumbé junto a la tapia, con la cara destapada porque hacía calor; yo no sabía que en la tapia, encima de mí, había un nido de gorriones; su excremento caliente me cayó en los ojos, y se me formaron nubes. Fui a los médicos a que me curaran; pero cuanto más ungüentos me daban, más vista perdía, hasta que me quedé completamente ciego. Estuve sin vista cuatro años. Todos mis parientes se apenaron por mi desgracia, y Ajicar me cuidó dos años, hasta que marchó a Elimaida. En aquella situación, mi mujer Ana se puso hacer labores para ganar dinero. Los clientes le daban el importe cuando les llevaba la labor terminada. El siete de marzo, al acabar una pieza y mandársela a los clientes, éstos le dieron el importe íntegro y le regalaron un cabrito para que lo trajese a casa. Cuando llegó, el cabrito empezó a balar. Yo llamé a mi mujer y le dije: «¿De dónde viene ese cabrito? ¿No será robado? Devuélveselo al dueño, que no podemos comer nada robado.»
Ana me respondió: «Me lo han dado de propina, además de la paga.»
Pero yo no la creía y, abochornado por su acción, insistí en que se lo devolviera al dueño.
Entonces me replicó: «¿Y dónde están tus limosnas? ¿Dónde están tus obras de caridad? ¡Ya ves lo que te pasa!»

Nos dijo que esta lectura era continuación de la de ayer y hoy nos habla "muy fuertemente" dado que trae un gran mensaje, el que a veces uno está ciego porque en nuestra vida también nos pasa que pese a venir a misa y rezar mucho si aún así nos pasan cosas malas o no nos va bien en la vida y en cambio al corrupto, a las malas personas les va bien nos lleva da que pensar... entonces el cura nos propuso recordar a Job, un hombre bueno y justo que el demonio tentó y le va quitando todo, ante esto Job dice que si aceptamos a Dios en lo bueno también le aceptamos en lo malo y nos recuerda la frase de Job, "el Señor me lo dió, el Señor me lo quitó, bendito sea".

El cura dijo que hay que mantenerse firme en la Fe pese a todo.

También nos puso ejemplo del propio Jesús que pide en el huerto que se haga la voluntad de su padre, así de grande es la Fe.

Terminó el cura diciendo que hay muchas adversidades, pobreza, mala salud, pero hay que ponerse siempre en manos de Dios y nos invitó a que pidamos a Dios que nos mantenga firme en la Fe y dispuestos a afrontar las pruebas que nos mande, buenas o malas.

Y para acompañar este comentario, os dejo este cuadro del pintor Antonio Donghi pintado en 1932 y que se titula Mujer en el café.


Que en los momentos más sencillos, busquemos la reflexión, un pensamiento positivo de que la vida merece la pena y que todo lo que nos pase es para nuestro aprendizaje y transcendencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.