En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

viernes, 30 de junio de 2017

EL LOGARITMO DE ADA DE JAMES ESSINGER Y LA EXPOSICIÓN GRATUITA ADA LOVELACE LA ENCANTADORA DE NÚMEROS

Hace un par de semanas terminé de leer este libro que tomé prestado de la biblioteca.


Me gustó muchísimo porque el autor escribe de manera muy amena y hace que el libro con la historia de Ada se lea casi del tirón, particularmente me lo leí en el transporte público en unos días en que tenía que viajar y me absorvió esos ratos, por tanto os lo recomiendo, es una buena lectura.

Veamos, Ada era hija del poeta Lord Byron, su madre y su padre dejan de convivir y ella no conoce a su particular padre, la madre pieza clave en su vida le horrizaba pensar que su hija heredara la vena poética-vividora de su progenitor y le inculcó mucha disciplina, se empeñó especialmente en que Ada aprendiese matemáticas porque pensaba que esta área de conocimiento reprimiría su imaginación haciéndola lo más cerebral posible, por ello la pequeña Ada en una jornada normal en su vida cuando era niña en 1824 era de este modo:

11:15 lectura en francés
11:30 aritmética
13:30 deberes
15:15 música
16:30 ejercicios en francés

Con ello Ada empezó a saber mucho de matemáticas y a demandar más conocimientos sobre esta materia, ya cuando con su madre hizo en Grand Tour que las familias pudientes hacían a Europa, ella y su madre visitaban fábricas para ver las maquinarias más punteras del momento, raro de por sí que dos mujeres entrasen en espacios fabriles con ánimo de hacer preguntas y aprender.

A los 18 años conoce a otra pieza clave en su vida a Charles Babbage, un señor rico que tenía muchas inquietudes y se dedicaba a inventar, uno de sus inventos fue la máquina analítica de calcular, cuya réplica de un fragmento de la misma podemos ver en la exposición en el Espacio Telefónica.


Ada también se codeó con otras figuras importantes de la época, Darwin, Dickens,Faraday o Wheatstone, pudiendo vivir ociosa entre salones y visitas, ella tenía muchas inquietudes y si no hubiese topado con problemas de intendencia de la época tal vez los ordenadores se hubiesen adelantando muchos años... la idea de la programación ya la tenía en su mente, una pena que no se pudiera desarrollar más.

La máquina de Babbage en la que Ada trabajó se basaba en la máquina/telar de Jacquard que funcionaba con tarjetas perforadas que programaban el dibujo, las tarjetas perforadas funcionaron en muchos ordenadores hasta no hace tanto... en términos de historia diríamos que antesdeayer...


Si os ha interesado la vida de Ada, os invito a ver la exposición gratuita que se puede ver hasta el 20 de octubre de 2017 en la Fundación Telefónica, donde podemos ver piezas de Ada, manuscritos y un repaso a su vida, que fue tan interesante, una mujer que quería inventar una máquina para volar, que quería aprender más y más...


El lenguaje de programación Ada que ahora no se usa, pero que forma parte de la historia de la informática, aquí parte de cómo era ese lenguaje con el principal diseñador del mismo, Jean Ichbiah.



Si os habéis quedado con ganas de saber más y sois un poquito “frikis” os invito a ver un pequeñito vídeo de cinco minutitos de nada, sobre la vida de Ada, está hecho con piezas de Lego, os dejo enlace... además practicamos inglés por el mismo precio, jajaja, a mí el vídeo me ha encantado (menudo trabajo el de MonsieurCaron ha puesto en hacer el vídeo, sin duda).


Como curiosidad y como contrapunto he recordado que la firma Chanel, que siempre pone unas puestas de escena especiales para vender su ropa y complementos de primavera verano 2017 un gran data center como escenario, seguro que Ada estaría maravillada.


Y para terminar, os dejo un poema que Lord Byron escribió para su hija que nunca conoció pero que quiso a su manera, se trata del final del canto 3º de Childe Harold, que dice así:

Aunque a odiarme te enseñen como si fuera un deber,
sé que me amarás; aunque mi nombre te oculten
como un embrujo aún cargado
de desolación, y una exigencia incumplida;
aunque la tumba se cierre entre uno y otro, lo mismo da,
sé que me amarás; aunque se propusieran
sacar mi sangre de tu ser, y lo consiguieran,
sería en vano: aun así me amarás,
más de lo que la vida puede abarcar.

Hasta el domingo amigos, si hay algo que admiro en la vida es la gente curiosa, con ganas de aprender y ya si saben matemáticas me rindo a sus pies... ha sido mi asignatura odiada aunque acabase haciendo derivadas e integrales con mucho sufrimiento, jajaja.

Que nunca perdamos las ganas de aprender sean cuales sean nuestras circustancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.