En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

lunes, 12 de junio de 2017

EN MISA DEL 11 DE JUNIO DE 2017... Ganarse el cielo, a ver cómo

Mañana clara y luminosa, un día precioso.

Como siempre paso a copiar la lectura en la que en parte se basó el cura para la homilía:

Lectura del santo evangelio según san Juan (3,16-18):

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

Dice el cura que celebramos la Santísima Trinidad, nos recordó que los cristianos creemos en un solo Dios pero hay tres personas distintas en Él, padre, hijo y Espíritu Santo, los tres viven en relación mutua, una relación divina y Cristo nos enseñó esto, porque nos hablaba de Dios padre y nos reveló la existencia del Espírtu Santo, los tres viven una relación eterna de amor y esto es el la Santísima Trinidad que rebosa amor y que todos los cristianos participamos en su existencia y el cura nos hizo una pregunta al respecto ¿Para qué la Santísima Trinidad creó a los hombres? La respuesta fue que para que amemos a Dios y nos amemos todos y creamos en nosotros como una comunión de amor entre nosostros, el fin último de todos los hombres es vivir en la unidad perfecta del amor de la Santísima Trinidad, para entrar en la vida de amor plena. La Santísima Trinidad vive en nuestras almas.

Nos recordó que también se celebra la jornada de las personas contemplativas que dedican su vida a orar, personas que se dedican a contemplar el mundo con la mirada de Dios.


La verdad es que tal cómo va el mundo, pienso que vivir rezando por todos los demás es necesario y no me extraña que mucha gente opte por esa manera de vivir, aunque a otros les parezca extraño y muy raro de entender.

También nos recordó a Ignacio Echevarría que murió asesinado por islamistas que matan en nombre de su Dios, nos hizo constar que Ignacio iba a misa todos los domingos, y también una vez por semana tenía una reunión con jóvenes católicos (esto de que iba a misa los domingos lo escuché en alguna tertulia televisiva como si fuese una cosa rarísima, algo como anécdotico, qué pena ¿verdad?, que ir a misa sea algo como una curiosidad en la vida de la gente) el cura dijo que los asesinos creen por su religión que matando recibirán el cielo como premio, en cambio la religión de Ignacio dice que morir defendiendo a otras personas, dar la vida por los demás, se recibirá como premio el cielo... ¿Cuál de los dos es el Dios verdadero? El de la vida o el de la muerte.

Para terminar el cura nos dijo que Dios envió a su hijo para que diera su vida por nosotros, yo pienso que Jesús enseñó amor, a que el que estuviera libre de pecado que tirarse la primera piedra, a esto de la piedra que nos suena como muy antiguo no lo es tanto, esta gente con su Dios que tanto tienen en la boca usan la lapidación, pasan a cuchillo a la gente que no piensa igual, ¿es su Dios un Dios de amor...? pues no lo creo, pero esa gente que cree en estas cosas, que menosprecian a las mujeres, que no se integran, estos están aquí al ladito de nosotros, venerando un Dios muy distinto al nuestro, pero mientras sus lugares de culto están llenos las iglesias están bastante despobladas... una pena.

El cura dijo la última frase, la más complicada para mí, que amemos a los no creyentes (bueno esto no es tan difícil) y a los musulmanes (esto ya me cuesta más, sobre todo a los radicales, a los que en cualquier momento te pueden hacer daño, a ver cómo los vas a querer... uf.... cuánto me toca aprender...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.