En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 25 de junio de 2017

EN MISA DEL 23 DE JUNIO DE 2017... Mansos y humildes

Tarde calurosa, algo nubladilla, de esas tardes de bochorno a tope.

En la iglesia 3 personas, dos mujeres que vienen en coche de otra parroquia y yo, la única del pueblo, que pena.

La homilía se basó en esta lectura:

Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-30):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

El cura nos dijo que se celebraba el día que la iglesia reservaba para la solemnidad del Sagrado corazón de Jesús y nos explicó que desde el inicio del cristianismo, la iglesia a tenído en cuenta el costado atravesado de Cristo por la lanza, de ahí nació la iglesia, de esa agua y sangre como el símbolo de todo, Jesús nos dice que su corazón es manso y humilde y tenemos que quererle, también nos dijo el cura que Cristo pidió que a los ocho días siguientes del Corpus se venerara su corazón, lo pidió así através de una monja francesa, Santa Margarita María Alacoque que le manifestó que había venido al mundo para decirnos que el amor que el nos brindó es un manifiesto del gran amor de Dios, ante esto el cura dijo que la devoción al Sagrado corazón es la esencia del cristianismo y que nos muestra a Cristo herido por los pecados y que lo que recibe a cambio es la indiferencia e ingratitud por culpa de los pecados de la gente, pecados también del pensamiento y la desovedicencia que tenemos ante la ley de Dios, Cristo no pudo hacer más por nosotros, pero en este tiempo el día del Sagrado corazón no es fiesta de precepto, estamos fríos ante este día.

Y yo me pregunto ¿Y quién tiene la culpa de que no sea día de precepto?, tal vez el cura tenga que ver en la institución que representa la respuesta, y ante eso de que Jesús recibió indiferencia e ingratitud, es cierto... pero la iglesia que nació de sus predicaciones, es la iglesia que aún perdura pese a cambios, a meter “la tijera” en según qué cosas, pese a curas y demás “personal” que forma la iglesia que parecen enemigos de la misma, pese a todo... ahí estamos, la gente tiene dentro de sí, aunque muchos lo nieguen, esa llamita prendida que nos vincula a la transcendencia... y Jesús fue un hombre bueno, tan bueno que seguimos su senda desde hace más de dos mil años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.