En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

lunes, 26 de junio de 2017

EN MISA DEL 25 DE JUNIO DE 2017... Pajarillos libres y cabellos en la cabeza

Mañana algo nublada, por la tarde llovío... ¡Cuánto se agradece! Aunque sea un ratito, ha refrescado y se nota.

Ahora vamos al resúmen de la homilía, que el cura basó en esta lectura:

Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,26-33):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que escuchéis al oído pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo; no hay comparación entre vosotros y los gorriones. Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.»

Dice el cura que Jesús nos dice que no tengamos miedo a los hombres y a lo que nos puedan hacer, porque Dios lo ve todo y al final todo se conoce, no hay que tener miedo a lo que va a suceder porque cuando suceda Dios nos ayudará en ese instante, no hay que tener miedo a hablar de Cristo a los demás, tampoco hay que tener miedo de nada ni a los cuchicheos ni a las noticias que salen porque nos producen miedo y no hay nada que temer, tampoco tengamos miedo a que nos maten el cuerpo ni temer a la enfermedad o a una guerra o atentado, porque los terroristas pueden matar el cuerpo pero no nuestra alma, nadie puede matar nuestra alma.

Prosiguió el cura diciendo que hay que recordar cómo viven los cristianos en Siria y nos contó que una monja que llegó hace poco de allí dice que los cristianos sirios no temen a la muerte porque nadie puede matarles el alma y nos explicó que Cristo dice temamos a los que nos pueden matar el alma que somos nosotros mismos haciendo pecados mortales o si nos induce a pecar Satanás o el mundo, no hay que tener miedo en general por el mismo ejemplo de los gorriones de la lectura y porque hasta los pelos de la cabeza los tenemos contados y no sabemos ni nosotros mismos cuantos tenemos.

Para finalizar dijo que después de la muerte pasa todo, o vamos al cielo o al infierno, hoy todo el mundo opta por lo fácil, la vida siempre ha sido una batalla, ahora más que nunca, por ello el cura nos invitó a que hablásemos de Cristo a todos, sobre todo a los que llegan al pueblo y tienen otra religión, no tengamos miedo y que les hablemos de Cristo y de nuestra religión.

Vale, pienso que todo lo del cura está muy bien en teoría, según él hay que hablar de Cristo a los musulmanes que llegan al pueblo (es el colectivo que más abunda aquí, que si te cruzas con un hombre musulmán te cruza la cara y no te saluda porque, claro, llevas el pelo suelto y en manga corta, somos unas descarriadas e infieles, o tal vez algo peor, al menos mi religión me dice que iré al cielo si cumplo, la religión de estas personas dice entre otras cosas que si eres mártir tendrás un harén con mújeres vírgenes para ti solito) si claro, pues que empiece primero el cura, que vaya a sus casas a darles la bienvenida, ya que un cura está formado para ello, está más indicado para ir, bajo su condición de representante de la iglesia del pueblo y presentarse en sus casas... pero nada, que vayamos nosotros... me pregunto yo, por qué entonces, si no hay que tener miedo a nada no deja abierta la iglesia para que se pueda entrar allí a rezar, el cura argumenta que puede haber vandalismos, pues entonces es que tiene miedo, lo mismo a cerrar siempre el portalito de entrada al recinto de la iglesia y de su casa, no vaya a ser que se nos de por ir hasta allí a preguntarle algo, también si no hay que tener miedo a nada, entonces por qué no pone un día de despacho parroquial para, por si en plan “raritos” se nos ocurre ir a preguntar algo... me temo que no se nos puede abroncar con el tema del miedo, si vemos que hay mucho miedo alrededor... los curas “tragan” con muchas cosas por miedo, sí por miedo, a quedar mal, a no mojarse, a pasar de puntillas por los sitios sin salir muy mal parados, recuerdo que en las Cáritas del pueblo donde repartíamos comida jamás el cura les hablaba de religión a los usuarios de Cáritas, que en un 90% eran musulmanes, nunca un mínimo comentario, nada de nada... esto entonces ¿Es miedo? ¿dejadez? ¿no querer meterse en problemas...? que me lo expliquen.

La vida es dura, el miedo nos ha salvado como especie, si bien al ser creyentes sabemos que hay un plan para cada uno de nosotros, pero vivir totalmente sin miedo, libres y felices todo el tiempo, es muy complicado en sociedad, al menos a mi me cuesta muchísimo... andamos el camino, a ver si mejoramos cada día más.

Para acompañar el comentario os dejo esta foto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.