En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

martes, 18 de julio de 2017

EN MISA DEL 17 DE JULIO DE 2017... Amor expansivo

Calorazo, ya sé que me repito...

En misa no estaba el cura “oficial” ofició otro cura que en lugar de ir de negro, va todo de gris y con el alzacuellos, era muy afable, saludó al empezar y al terminar y todo con una sonrisa y mirándonos a la cara, a los 4 parroquianos que allí estábamos... es una pena la comparación con el cura oficial, que es tan distinto... ignoro si está de vacaciones o se ha tomado el día libre, pero ojalá se le pegase algo de este otro cura... es odioso comparar, pero es que con un poco de amabilidad, una sonrisa y sobre todo un tono de voz sosegado, cuánto se puede hacer con poco...

Ahora vamos a las lecturas, puesto que este cura se basó en las dos:

Lectura del libro del Éxodo (1,8-14.22):

En aquellos días, subió al trono en Egipto un Faraón nuevo, que no había conocido a José, y dijo a su pueblo: «Mirad, el pueblo de Israel está siendo más numeroso y fuerte que nosotros; vamos a vencerlo con astucia, pues si no, cuando se declare la guerra, se aliará con el enemigo, nos atacará, y después se marchará de nuestra tierra.»
Así, pues, nombraron capataces que los oprimieron con cargas, en la construcción de las ciudades granero, Pitom y Ramsés. Pero, cuanto más los oprimían, ellos crecían y se propagaban más. Hartos de los israelitas, los egipcios les impusieron trabajos crueles, y les amargaron la vida con dura esclavitud: el trabajo del barro, de los ladrillos, y toda clase de trabajos del campo; les imponían trabajos crueles.
Entonces el Faraón ordenó a toda su gente: «Cuando nazca un niño, echadlo al Nilo; si es niña, dejadla con vida.»

Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,34–11,1):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz; no he venido a sembrar paz, sino espadas. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.»
Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades.

Dice el cura que en Éxodo vemos a un faraón que era muy malo, pero le entró miedo y con arducias mata a los primeros hijos de los israelíes, es muy diferente cuando los dirigentes de los países hacen cosas buenas en lugar de malas decisiones, hoy también pasa parecido, se mata, se persigue, pero Dios está con nosotros, al igual que en aquellos días, Dios siempre es el mismo, eternamente... Comentó también un ejemplo de buenos reyes, como lo fueron los de Bélgica Balduino y Fabiola, dijo que están en proceso de canonizar a Balduino (esto yo lo ignoraba, he buscado información, pero no he encontrado nada) porque era muy bueno y casi se diría santo. Nos recordó que nosotros somos los reyes de nuestra casa, deberíamos tener en el hogar un ambiente de amor y de acogida del Señor.

Después comentó el Evangelio del día y dijo que el que no carga con la cruz y el que quiere más a un hijo, mujer, padre... que a Dios, entonces ¿Es digno del Señor? El que le quiere y carga con los frentes abiertos, las cruces y pese a ello tira para adelante con la ayuda de la oración y la Fe porque ¿Cómo no vas a queres a Jesús? Porque cuanto más le querramos más vamos a querer a nuestra familia y por extensión a todos los demás.

Para acompañar el comentario (sobre todo el del Evangelio, que es bastante peculiar porque eso de venir a sembrar la guerra... muy revolucionario si lo pensamos en la época en que Jesús lo dijo, aún hoy sorprende ¿verdad?) os dejo este lienzo de Claude Monet pintado en 1869 titulado Interior, After Dinner (Interior, después de cenar).


La familia, el amor por ellos y el amor superior, el amor que no tenemos idea de lo impresionante que es, en ello andamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.