En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

lunes, 24 de julio de 2017

EN MISA DEL 23 DE JULIO DE 2017... Oye, a ver si estás disfrutando demasiado de la vida

Mañana clara y luminosa, ha vuelto el cura titular, al menos allí estaba.

Como siempre dejo aquí la lectura del día.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,24-43):

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: «El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: "Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?" Él les dijo: "Un enemigo lo ha hecho." Los criados le preguntaron: "¿Quieres que vayamos a arrancarla?" Pero él les respondió: "No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero."»
Les propuso esta otra parábola: «El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.»
Les dijo otra parábola: «El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina y basta para que todo fermente.»
Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré los secretos desde la fundación del mundo.»
Luego dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»
Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará sus ángeles y arrancarán de su reino a todos los corruptos y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su padre. El que tenga oídos, que oiga.»

Dice el cura que Cristo nos explica 3 parábolas, la de la buena semilla donde nos explica que el mundo es igual que un campo donde hay semillas sembradas por Cristo en nosotros, pero el diablo pone la cizaña, así que ambas semillas y cizañas crecen juntas, los buenos siembran buenas semillas, y los malos son partidarios del maligno como sus partidarios, el escoger si sembrar semilla o cizaña dura mientras vivamos en la tierra, pero cuando al final de los tiempos se producirá la siega y arrancará de su reino a todos los malos y los llevará al horno encendido y los justos brillarán como el sol, Cristo nos lo explica así para que sepamos donde vamos a acabar según vayamos viviendo y seremos juzgados en un juicio particular y no nos salvaremos y otros no, para salvarnos hay que acoger la buena semilla para que ahogue y mate lo que Cristo ha sembrado en nosotros, la semilla nos la da en el Evangelio de la iglesia.

Prosigue el cura diciendo que si no aspiramos a la santidad entonces el diablo se aprovecha y siembra lo malo en nosotros con malas ideas que el demonio nos da, entonces el cura hizo esta pregunta ¿Cómo percibimos la acción del maligno? La respuesta que nos dijo fue que a nada que abramos los ojos vemos como se pierde la fe y se llega a la apostasía, el cura dice que se llega a ello por alguna de estas reflexiones que se hace mucha gente:

-No me confieso porque ya lo hago directamente con Dios (pues no lo veo mal, porque un cura tiene que ser muy bueno para que te escuche de verdad, sienta y viva lo que te va a decir...)

-No mato, no robo (vale, pues es un comienzo, digo yo que esta reflexión es buena... ¿o no?, hay muchos que se declaran muy cristianos de comunión diaria que roban, tal vez no con una navaja, pero hay empresarios muy relevantes cristianos que roban de manera más sofisticada, por tanto, no robar y no matar es básico para un creyente o un ateo)

-¿Para qué rezar? (creo que cada uno pueda rezar a su manera, el que le guste las oraciones regladas que se dicen muchas veces como un loro, pues adelante, el que rece muchos rosarios al día, estupendo... pero también el que rece con sus palabras humildes pero sinceras, a ese no hay que despreciar, digo yo...)

-¿Para qué ir a misa? (ir a misa... ufff... cada uno tiene su razón de ir, para aprender, por rito, porque sí, por costumbre... pero hay que ir a escuchar la palabra y sobre todo ponerla en práctica, sino, pues mejor no, y si enfrente tienes un cura con broncas perpetuas y tono acusador, pues menos ganas de ir...)

Después de estas reflexiones que el cura dijo con mucho énfasis, continuó diciendo que el demonio solo quiere que tengamos bienes materiales, hoy se nos presenta lo malo como lo bueno y al revés, la libertad prima y se nos dice constantemente que lo más importante es que hagas lo que quieras y que solo te preocupes de ser feliz y que tengas muchas cosas, terminó diciendo que disfrutar de la vida nos hace infelices porque no pensamos en lo que hay detrás de la muerte.

Esto que dijo de disfrutar de la vida... a ver, ¿Qué es disfrutar de la vida para la visión del cura...? a saber, eso no se puede decir así a la ligera, digo yo que venimos a la vida por algo, y también para disfrutar de las cosas, de una comida, de una tarde agradable, de ver crecer las plantas, de apreciar el cambio de las estaciones... Este cura, que yo sepa, vive en una casa estupenda y muy grande para el solo, con todo pagado, con un coche que creo que disfrutará poniendo el aire acondicionado en días de calor y calefacción en invierno, que comerá todos los días... a ver si estará disfrutando demasiado de la vida... y los demás todos al infierno según él.

Para acompañar os dejo este cuadro del pintor italiano Angelo Morbelli titulado In the rice fields (En los campos de arroz) pintado en 1901.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.