En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 9 de julio de 2017

EN MISA DEL 7 DE JULIO 2017... Los recibitos del recaudador y dejar tu vida por otra

Tarde con algo de sol, hoy que escribo esto en domingo ya puedo decir que se han ido las nubes y ni rastro de amenazas de tormentas... así que pronto volverán las altas temperaturas, de momento a misa con una rebequita.

La homilía del cura se basó en esta lectura:

Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,9-13):

En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.» Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos.
Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?»
Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

Dice el cura que nos puede pasar que tengamos una visión de nosotros mismos como que ya estamos bien y que no tenemos nada que mejorar, pero Cristo hoy en el Evangelio nos dice que estamos enfermos, y que nos ponemos en tratamiento pero es una visión superficial, todos estamos enfermos de mente y voluntad, nuestro médico es Cristo es eso lo que se nos dice hoy y añade que en estos días no nos damos cuenta de “nuestra enfermedad” que es el pecado, en la lectura del día vemos como Cristo escogió a un publicano llamado Mateo, recaudador de impuestos y le dijo que le siguiera, los judíos vieron en ello un error, porque estaba muy mal visto juntarse con un fariseo y no digamos ir a su casa, comer con ellos, relacionarse en definitiva, pero no nos olvidemos que Cristo ve el corazón y no la superficie, Mateo estaba entregado al vil metal pero vió Cristo que quería un cambio en su vida pecadora, por ello si nosotros seguimos a Cristo nos sanaremos porque estamos muy apegados al dinero y a nuestros propios egoismos, siguiendo con lo dicho por el cura, nos dijo que Cristo hizo también algo impropio porque entró a cenar con Mateo en su casa donde había otros publicanos con lo cual los judios que hacían eso quedaban “manchados” pero Cristo tenía un corazón misericordioso y no juzgaba y nos salva la vida.

Y me pregunto... ¿Hoy en día, con quién se relacionan los curas?, aquí en este pueblo pequeño me temo que con nadie, no hay actividades de ningún tipo y eso da mucha pena... si bien los curas desde siempre gustan de ir a las casas de las “beatas” o gente pudiente, menos a casa de gente sola, que no va a misa, personas mayores... ahí es dónde deberían estar más...

Como hoy se habló de recaudadores de impuestos, justo ayer ví un poco el comienzo de la pelícual “la ciudad no es para mí” que he visto muchas veces... y hay una escena donde recuperan el dinero del recaudador jugando al tute... cura presente pidiendo seguramente misericordia al Señor por haber “limpiado” al hombre ése en el bar del pueblo ¿No os acordáis?, pues aquí os dejo enlace a la escena (hay que ir al minuto siete) esa España de no hace tanto tiempo... sin duda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.