En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 9 de julio de 2017

ROBA ESTE LIBRO... Un ensayo de Miguel Albero

Con este libro me he reído y no poco... Pero vamos por el principio.

De la biblioteca tomé prestado este ensayo del escritor y embajador Miguel Albero.


Que nos invita a hacer un repaso sobre aquellos que roban libros, que ya desde siempre se ha hecho, o algo peor... gente que se dedica a llevar una cuchilla y se lleva mapas de libros antiguos de bibliotecas, también los robos en librerías y entre los propios bibliotecarios... Se nos recuerda el primer santo ladrón de libros, San Dimas y se repasan los castigos más peculiares, maldiciones antiguas que “recaían en quienes robaban” y anécdotas como por ejemplo la de un juez italiano que castigó a un chico de 16 años que habían pillado robando libros (no para leerlos...) el juez de menores le puso el castigo de tener que leer 4 libros y rendirle cuentas de la lectura con resumen y comentarios. Dos novelas las impuso el juez:

Marcovaldo de Italo Calvino


Il sergente nella neve de Mario Rigoni Stern



Los otros dos a elección del chico, me quedo con curiosidad de saber cuáles fueron y si el ladronzuelo se aficionó a la lectura o no... y sobre todo si dejó de robar.

Sobre gente que roba libros, me acordé de que ese era el primer argumento de una novela que leí hace un tiempecillo de Sara Mesa que se llama Cicatriz, aquí conocemos a un tipo que robaba libros y colecciones completas... un entendido vaya, pena que el libro fuese un poco fantasioso, al menos así me lo pareció... (hablé del libro aquí)

También se analiza el préstamo de libros, caso aparte... porque no todos cuidan bien los libros ajenos, de ese apartado del ensayo tomo la frase atribuida a Charles Nodier “Qué triste la suerte del libro prestado a menudo perdido, siempre estropeado”.

Se hace eco también del tema de las bibliotecas y la devolución de los libros, se da cuenta de los retrasos antológicos de gente que devuelve libros con décadas de retraso.

Y también escribe sobre el robo del Códice Calixtino de la catedral de Santiago de Compostela ¿os acordáis?, lo robó el electricista Castiñeiras, recuerdo sobre esto una tertulia de Libertad Digital en el programa Es la noche de César, y cómo César Vidal que analizó el robo y le dió un ataque de risa que recuerdo que yo también acabé con lagrimones de la risa que me contagió... ufff, he tratado de buscar ese vídeo, pero no hay manera, se empezó a reir a raiz de imaginarse a Castiñeiras con un murral al hombro llevándose el Códice... en fin, la España esta tan de Berlanga...

Del ensayo, que como digo es divertido y se lee casi del tirón, yo lo leí en el transporte público en unos días en que me desplazaba algo más lejos y me entretuvo el camino y esbozaba una sonrisa antes de las 8 de la mañana rodeada de gente pegada a sus móviles... total, que os lo recomiendo si os gustan los libros, la historia y la escritura con humor, pero como digo del libro me quedo con un pequeño análisis de un cuadro que el autor nos deja casi al final, es este titulado La lectora de novelas.


(Ahí está el “vicio” de leer, con un personajillo a la izquierda que le va dando “mecha” a la buena mujer... venga más libros y más libros...)

Del pintor belga Antonie Wiertz precursor del simbolismo y rarito como buen “belga”.


Termino con un provervio árabe que se recoge en el libro y que es muy poético “un libro es como un jardín que se mete en un bolsillo”.

Y para terminar, os dejo una canción que cantaba en mi época de instituto, era del grupo La oreja de Van Gogh que no me llamaba mucho, pero este tema si que me gusto, se llamaba El libro... os dejo enlace para cantarla en este domingo de julio ¿Por qué no?

Hasta mañana, y por favor, si os prestan un libro, cuidarlo... y si lo tomáis prestado de una biblioteca haced lo mismo, valoremos los libros y quienes los prestan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.