En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 23 de julio de 2017

¿Y MI PASTEL DE PECANAS?¿Y MI PASTEL DE PECANAS...? unos personajillos de juguete y otros que salían en "Marnie la ladrona"

Tenía en la carpeta “desastre” de mi escritorio (ésa donde guardo tropecientas imágenes que me gustan) estos juguetes de madera hechos a mano y que representan a nueces pecanas, y que encuentro muy lindos...

Partiendo de un trozo de madera.


Dan vida a unos juguetes preciosos.

Fuente: noferin.com

Eso de “pecanas” me pareció algo exótico hasta que descubrí que eran, seguro que si habéis visto la película Marnie la ladrona os habréis preguntado qué eran las pecanas... ¿fruta exótica? ¿algo típico americano?

Os cuento la historia de las pecanas, en esa película, Marnie la ladrona (una de mis favoritas que he visto muchas veces) cuando la protagonista visitaba la casa de su peculiar madre (con pasado turbio que hace que su hija tenga problemas en la etapa adulta)...


(esta imagen parece un cuadro expresionista, se ve que es “cartón piedra” pero todo la película está ahí bien compactada, marineros, niñas, soledad, extraradio...)

se encuentra allí a una niña, rapaza que ya albergaba bastante maldad insidiosa para la corta edad que tiene...


vamos que se las gasta bien la niñita... la madre de Marnie peina y mesa los dorados cabellos de esta pequeña,


bajo la mirada entre celosa y triste de Marnie.


La niña se va a su casa pero se despide con el insistente ¡y mi pastel de pecanas, y mi pastel de pecanas! Ese pastel misterioso que la madre de Marnie le promete hornear y para los que desconocíamos que eso de las pecanas eran nueces... nueces distintas a las que aquí solemos consumir y que no hace tanto probé y no me parecieron para tanto y prefiero las de siempre las que denominamos nueces de california...

Volviendo a la película, al irse la niña, la madre de Marnie se va a la cocina a hacer el pastel de pecanas y allí van a rodar las pecanas al suelo fruto de un “calentamiento” madre e hija... total, no hay pastel de pecanas después de todo el follón... ¡cachis por la niña rubita...!


La película es un compendio de complejos, síndromes y problemas psicológicos... muy bien filmada y pese al tiempo que tiene no pierde ripio... Le debo un comentario en el blog sin duda, porque es muy buena.

Y con este comentario entre juguetitos y complejos psicológicos y nueces de por medido me despido hasta mañana... feliz inicio de semana a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.