En este blog hago comentarios sobre noticias, pequeñas historias, arquitectura, diseño, exposiciones, arte, música, películas, coches, libros, publicidad, idiomas, ciencia y religión... sin más pretensión.

domingo, 6 de agosto de 2017

EL FANTASMA QUE TOCABA EL PIANO, Y EL FANTASMA QUE SE ASUSTABA... Y Chopin por medio.

El viernes pasado programaron en La 2 de TVE la película Los otros en el espacio Versión Española, y como siempre que la pasan, servidora la ve... no sé cuántas veces la he visto, pero el caso es que se deja ver y cada vez te recreas en algo diferente.

Recuerdo que aún vivía en Vigo cuando fui al cine a verla, cine que ya no existe, como tantos que han desaparecido en los centros de las ciudades, se trataba del cine Fraga... volviendo a los otros, en pantalla grande se disfrutaba más sobre todo de la fotografía, que en esta película es clave.

Traigo al comentario Los Otros, porque hay una escena en particular que me gusta mucho, es la escena del piano “fantasma” sonando en mitad de la noche, en la salita de música vacía, donde solo existe el piano y una banqueta... De allí sale el vals Opus 69 nº2 de Chopin que resuena por la casa, este vals es una pieza con cambio de rítmos y que el compositor quería que se quemase después de su fallecimiento... no se le concedió ese deseo y aquí estamos escuchándola todos.


La escena me gusta, porque escuchar un piano cuando sabes que no es posible y que tenga esa atmósfera tan peculiar es un tipo de miedo que no precisa de nada más... Sin destriparos la película por si no la habéis visto, os dejo aquí enlace a ese momento... con Chopin envolviendo el caserón de un ambiente peculiarmente nostálgico, no digo más...

Podéis escuchar la pieza entera de la mano de una virtuosa, Valentina Lisitsa, que la toca en el tiempo correcto, pero es demasiado rápido para mi gusto, no sé qué opinaréis, os dejo enlace.

Me quedo con mi siempre admirado Cubus, que tarda más tiempo en ejecutar la pieza, pero aún con menos medios, consigue llegar a la emoción de un Chopin de apenas 20 años, edad en la que lo compuso, os dejo enlace también aquí.

Y con este comentario, entre cine que nos explica que hay cosas que no queremos admitir y que debemos aprender, y el placer de la música como algo que nos hace seres elevados (solo por eso, ¿Cómo no vamos a creer en que hay algo ahí arriba?), me despido.

Hasta mañana... feliz inicio de semana para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.